Izquierda Unida Colmenar Viejo

Denunciamos el despido político del concejal y secretario de organización de IU Colmenar Viejo.

Posted in Carlos Gomote, Empleo, Ganemos Colmenar, IU Colmenar Viejo by IU Colmenar Viejo on 30 septiembre 2016

COMUNICADO DE LA ASAMBLEA DE GANEMOS COLMENAR: GANEMOS COLMENAR DENUNCIA EL DESPIDO POLÍTICO DEL CONCEJAL CARLOS GÓMEZ COLMENAREJO

14390659_483189668556115_7749468620861555890_n.jpgEl pasado 29 de julio de 2016 Carlos Gómez Colmenarejo, concejal de Ganemos Colmenar, fue a su trabajo en la Gestoría López Colmenarejo pensando que era su último día antes de empezar sus vacaciones. Lo que no se imaginaba era que la empresa le había preparado unas “vacaciones indefinidas” como premio a sus casi 4 años de trabajo en la misma. A pesar de que la empresa intentó prescindir de Carlos usando un puñado de excusas, éstas no se sostenían, y la Gestoría López Colmenarejo acabó reconociendo el despido improcedente, es decir, un más que presumible despido por motivos de la actividad política del concejal de Ganemos Colmenar.

“¿Cómo te metes en política teniendo trabajo fijo?”, “Pero, ¿vas a ser político o sigues trabajando?”, “¿y qué pasa con tu futuro profesional? ¿No has pensado en ello?”. Estas y muchas cosas más como estas tuvo que escuchar Carlos Gómez Colmenarejo, incluso en su entorno más cercano, cuando decidió presentarse a las primarias de Ganemos Colmenar y, sobre todo, cuando salió elegido como concejal del Ayuntamiento de Colmenar Viejo en mayo de 2015. Carlos siempre defendió la viabilidad de compaginar su trabajo como asesor fiscal en la Gestoría López Colmenarejo con su cargo como concejal, únicamente ausentándose del trabajo para la asistencia a órganos municipales, como así contempla el artículo 37.3 del Estatuto de los Trabajadores.

Sin embargo, aunque la Constitución consagra el principio de igualdad y de no discriminación en el artículo 14, y que el artículo 16 de la misma declara la libertad ideológica, esto queda en mera teoría en el plano de la empresa privada: al igual que le ha pasado recientemente a nuestro compañero Carlos Gómez Colmenarejo son frecuentes e innumerables los casos en los que trabajadores y trabajadoras son apartados, silenciados, degradados e incluso despedidos por motivos políticos, sindicales, por negarse a hacer horas extras o por un embarazo, entre otras muchas cosas. Esto hace que haya mucha gente con miedo en sus trabajos y que sólo puedan callarse y esconderse para evitar represalias laborales porque sus ideas políticas no coincidan con las de la dirección de la empresa en cuestión. Es decir, el artículo 20 de la Constitución, que recoge el derecho a la libertad de expresión, también se queda en papel mojado, ya que en muchos centros laborales de España los trabajadores no pueden ejercer su derecho a la libertad de expresión para mantener su puesto de trabajo. Esto nos lleva a una situación de semi esclavitud, de vuelta al mundo feudal, al que vivan las “caenas”: sólo puedes expresar tus opiniones políticas en tu trabajo si coinciden con las del jefe. En caso contrario, no hables, no te muevas, que no te vean de qué pie cojeas si quieres tener opciones de un buen futuro laboral.

Y todavía nos dicen una y otra vez que vivimos en democracia desde hace 40 años. El problema es que todavía hay gente que cree que la democracia se limita a ir a votar cada cuatro años (o cada seis meses). Pues no, no, no, y mil veces no. Democracia es, precisamente, respetar los derechos y libertades que se vulneran como si nunca hubieran existido en tantos centros de trabajo. Democracia es vivir sin miedo a perder el trabajo por tu posición política, por tu orientación sexual, o por tus creencias religiosas (o tu falta de ellas).

Pero está visto que, aunque en los libros de Historia ponga que vivimos en un estado democrático, aún nos falta mucho para vivir en una verdadera democracia, donde se respeten los derechos y libertades en todos los ámbitos, incluido el laboral. Aunque, con empresarios de referencia como Gerardo Díaz Ferrán, Arturo Fernández o Mónica Oriol, entre otros, parece que nos quedan otros 40 años, al menos, para lograr una verdadera democracia, que impregne de libertades y derechos fundamentales el ámbito empresarial.

Mientras tanto, ser trabajador por cuenta ajena y entrar en política seguirá siendo misión imposible…salvo que sea por partidos en la línea de la CEOE y del IBEX35. Si este no es el caso, sólo podrás meterte en política (y no digamos ya ser elegido…) si estás podrido de dinero o si estás en el paro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: